top of page

Urna Magica

Transmigración

Nigromancia

   Nivel

6

  • Tiempo de Lanzamiento: 

1 minuto

Disipar

  • Duracion: 

  • Alcance: 

Personal

  • Componentes:

V S M (500)

Tu cuerpo entra en un estado catatónico conforme tu alma lo abandona y entra en el recipiente que has usado como componente material del conjuro. Mientras tu alma reside en el recipiente, percibes lo que te rodea como si estuvieras en el espacio del recipiente. La única acción que puedes hacer es proyectar tu alma hasta 100 pies fuera del recipiente, ya sea volviendo a tu cuerpo vivo (con lo que se termina el conjuro) o intentado poseer el cuerpo de un humanoide.

Puedes intentar poseer a un humanoide que se encuentre a 100 pies o menos de ti y que puedas ver (las criaturas protegidas por el conjuro Protección contra el mal y el bien o Círculo mágico no se pueden poseer). El objetivo debe hacer una tirada de salvación de Carisma. Si falla, tu alma se desplaza a su cuerpo y su alma queda atrapada en el recipiente. Si tiene éxito, el objetivo resiste tus esfuerzos por poseerlo y no puedes volver a intentarlo hasta dentro de 24 horas.

Una vez poseas el cuerpo de una criatura, lo controlas. Tus estadísticas de juego se remplazan por las de la criatura, aunque mantienes tu alineamiento, tus puntuaciones de Inteligencia, Sabiduría y Carisma y los beneficios de tus rasgos de clase. Si el objetivo tiene algún nivel de clase, no puedes usar ninguno de sus rasgos de clase.

Mientras tanto, el alma de la criatura poseída puede percibir desde el recipiente usando sus propios sentidos, pero no puede moverse ni realizar ninguna acción.

Mientras posees un cuerpo, puedes usar tu acción para volver al recipiente si este se encuentra a 100 pies o menos de ti, lo que hace que el alma del huésped vuelva a su cuerpo. Si el cuerpo del huésped muere mientras tú estás dentro, la criatura muere y tú debes hacer una tirada de salvación de Carisma contra la CD de tu propio conjuro. Si tienes éxito, vuelves al recipiente si este se encuentra a 100 pies o menos de ti. Si no, mueres.

Si el recipiente se destruye o si el conjuro termina, tu alma vuelve inmediatamente a tu cuerpo. Si tu cuerpo está a más de 100 pies de ti o está muerto cuando intentas regresar a él, mueres. Si el alma de otra criatura se encuentra en el recipiente cuando este se destruye, su alma regresa a su cuerpo si este está vivo y a 100 pies o menos. Si no, la criatura muere.

Cuando el conjuro termina, el recipiente se destruye.

bottom of page